Probar software

Internet rebosa aplicaciones gratuitas, con períodos de prueba y de pago que nos gustaría probar en nuestro ordenador. Pero ya sabemos como va esto, instalar aplicaciones para probar, para luego desinstalarlas si no es lo que buscamos, no siempre sale bien.

En ocasiones el proceso de desinstalación no es completo, quedan entradas en el registro de Windows, carpetas y datos que no se borran, aplicaciones adicionales que se han instalado sin que nos hayamos enterado en ocasiones.

Todo esto hace que vayamos dejando atrás gran cantidad de información inútil que no le hace nada bien a nuestro ordenador. Pero que hacemos?, no probamos nada?. Ni hablar, dejando aparte la premisa de que nos hemos asegurado de que el software proviene de un  sitio seguro, que tenemos nuestro antivirus, etc, etc, tenemos solución para ello.

Virtualizar un ordenador con VirtualBox

La virtualización de los ordenadores es una de las mejores maneras y más rápida de tener una plataforma para probar software. Con la virtualización simularemos tener otro sistema operativo completo, totalmente aislado del sistema operativo en uso de nuestro ordenador.

Pase lo que pase con el software de prueba que hayamos instalado, no afectará nuestro sistema operativo principal, en el peor de los casos, podremos borrar la virtualización y aquí no ha pasado nada.

En otro momento podremos hablar de como configurar el sistema virtualizado para que no se comunique de ninguna manera con el sistema operativo nativo.

Usar una virtualización remota

Existen servicios como Cameyo, con el que dispondremos de un Windows virtual en la nube en el que poder probar estos programas sin preocuparnos de dañar nuestro sistema operativo.

Tiene algunas limitaciones, pero es una opción interesante y gratuita para uso personal.

En principio estas son las dos opciones que más me gustan para realizar pruebas de software, así que, ya que podemos estar seguros, no nos quedemos sin probar ese software que quisiéramos ver como funciona.