Internet_cosas

En el Internet de las cosas (IoT), “una cosa” puede ser una persona con algún tipo de implante conectado, tal como ya lo hay para algunos casos de marcapasos, suministros de insulina, etc. Una vaca con un sensor implantado que cada vez que pasa por las barreras de la granja reporta por Internet su paso, un coche de los actuales con múltiples sensores conectados, etc, etc, etc.

Es decir, cualquier “cosa” a la que podamos asignarle una dirección IP y que pueda acceder a la red para transmitir y recibir información. Si nos ponemos a pensar las que ya existen y las que están por venir realmente es para asombrarse.

El IoT es una parte del futuro del Internet, que estará formada por una inmensa infraestructura con capacidades de configuración y comunicación donde cada “cosa” tendrá su identidad, sus atributos y quizás hasta su personalidad virtual.

El término IoT viene usándose desde 1999, pero su andadura viene de mucha más atrás, décadas atrás. La primera “cosa” de la que se tiene conocimiento en el medio es una máquina expendedora de refrescos que estaba conectada a Internet en la que se podía saber el estado de temperatura de las bebidas para ser servidas o no.

A que mola?, o no?. Como todo en este mundo tecnológico en el que vivimos unos veremos su lado positivo y otros los negativos. Intentaremos quedarnos al menos a medio camino y aprovecharnos de sus bondades.


www.proyecto-tic.es / Tu consultor TIC, Juan Carlos Valle Berbes
Ribadesella – LLanes – Asturias