pantalla mano

 

El uso continuado de las pantallas táctiles en smartphones, tabletas y PCs pueden acarrear lesiones por stress en manos, brazos, espalda y ojos si no los usamos correctamente. Los riesgos ergonómicos no son nuevos para los usuarios de los ordenadores, pero el incremento en el uso de dispositivos táctiles ha introducido nuevos escenarios de riesgo.

 

Los profesionales de la salud, expertos en ergonomía han divido las enfermedades relacionadas con el uso de los ordenadores y dispositivos táctiles en las siguientes:

■ Lesiones por movimientos repetitivos. Estos son ocasionados por los pequeños o grandes movimientos recurrentes que afectan a las articulaciones, músculos, tendones y nervios. Un ejemplo es la tenosinovitis de estiloides radial o sindrome de Quervain que puede ocasionar dolores en el dedo pulgar a quienes utilizan constantemente los pulgares para escribir en el smartphone.

■ Lesiones ocasionadas por posturas y esfuerzos antinaturales. Estos desordenes son ocasionados cuando utilizamos nuestro cuerpo en una forma que introduce stress como teclear continuamente. Quizás la lesión más conocida en este caso es el síndrome del túnel carpiano ocasionado por la presión sobre en nervio mediano en la zona de la muñeca.

■ Fatiga visual. Luchar por leer en los monitores porque las letras o la imágenes no son lo suficientemente claras, o porque la pantalla está oscurecida por reflejos o sombras puede causar problemas. El término síndrome visual informático usado por algunos oftalmologos incluye dolor en los ojos, enrojecimiento, visión doble o borrosa y dolor de cabeza.

Además de estos, a muchas personas les preocupa la radiación emitida por los antiguos monitores de tubos de rayos catódicos, así como las señales de teléfonos móviles y redes wifi por ejemplo. Las investigaciones en estos últimos a veces son contradictorias y probablemente si existe el riesgo sea bajo  si se siguen las recomendaciones de los fabricantes.

¿Cómo podemos manejar estos nuevos riesgos en los dispositivos táctiles?

■ Nuestro cuello y espina cervical es susceptible a las malas posturas. Resiste la tentación de mantener por largos períodos el cuello doblado, toma descansos frecuentes, y si sientes alguna molestia , cambia de inmediato la posición a una más confortable.

■ Aunque las tabletas y otros dispositivos similares pueden usarse en cualquier inclinación, el uso horizontal es el menos estresante, especialmente cuando la tableta o teléfono se encuentra en una posición confortable en nuestras manos.

■ No dobles la muñeca en exceso, la mayoría de las acciones no necesitan mucha fuerza y mantener la muñeca poco flexionada es lo mejor.

■ Evita la fatiga visual por ver la pantalla por demasiado tiempo, o en condiciones de luz inadecuadas.

Como en la mayoría de nuestras actividades diarias, el sentido común es una de nuestras mejores herramientas, usémoslo.


www.proyecto-tic.es / Tu consultor TIC, Juan Carlos Valle Berbes
Informática – Software – Ribadesella – LLanes – Asturias