oled

No recuerdo otro momento en el que hubiera que saber más de tecnología para escoger un televisor. Hasta no hace mucho, solo nos teníamos que preocupar de las pulgadas y poco más, pero la penetración de la tecnología en este sector nos ofrece una amplia gama de posibilidades.

Ya hablamos hace poco de la Ultra Alta Definición o 4K que es el último grito, pero no es lo único que debemos saber sobre televisiones, que pasa con el LED, el LCD o el OLED por ejemplo.

El Plasma

Estas televisiones normalmente de gran tamaño contienen un gas es su interior que al ser estimulado por la electricidad se convierte en plasma. A que suena a peli de ciencia ficción? En su momento causó furor y fue un gran avance, tenían una gran calidad de imagen y la emisión de las imágenes era muy rápida, pero su alto precio las fue convirtiendo en un modelo con poca penetración.

El LCD

Son unos televisores bastante delgados gracias a su pantalla de cristal líquido, comparados con los antiguos televisores de rayos catódicos, han tenido una gran penetración en el mercado pero tienen algunas desventajas como la pérdida en la calidad de la imagen en televisores grandes o los problemas de contraste si interviene el reflejo del sol.

El LED

Es una evolución de los televisores LCD donde se ha incorporado un sistema de retroiluminación. Pueden ser más delgados y suele ofrecer colores mucha más brillantes, al igual que muy buenos contrastes. Suelen tener un ciclo de vida bastante bueno así como ser bastante ahorradores en cuanto a la energía consumida.

El OLED

La delgadez en su máxima expresión, funcionan a través de diodos, tienen una muy buena calidad en las imágenes, contraste y velocidad de proyección. Sus puntos débiles a día de hoy suelen ser la durabilidad, por ejemplo, son bastante sensibles a la humedad y su precio que aunque viene bajando todavía es bastante más alto que el de sus competidores.


www.proyecto-tic.es / Tu consultor TIC, Juan Carlos Valle Berbes
Ribadesella – LLanes – Asturias